miedos en el primer embarazo
Embarazo y Concepción

Miedos Embarazo Primeriza

Los miedos de las mujeres primíparas difieren muy poco de los miedos de las mujeres multíparas, al menos, esa ha sido mi experiencia como mujer que ha vivido tres embarazos. Si bien es innegable que hay miedos que suelen aparecer en las madres primerizas, lo cierto es que el miedo como tal depende de multitud de factores independientes y varía de una mujer a otra. Pero, ¿cuáles son esos miedos que a todas la madres primerizas nos aterrorizan?, ¿tienen solución? Hoy vamos a analizar al detalle los miedos durante el embarazo en las mujeres primerizas.

Miedos en el embarazo de mujeres primerizas

Cualquier tipo de miedo, por insignificante que parezca, está basado en última instancia en el miedo a la muerte, o al menos, eso aprendí con la lectura de El poder del Ahora de Eckhart Tolle. Parece que la muerte tiene muchos significados cuando estamos embarazadas: miedo a la muerte fetal, miedo a la propia muerte, miedo a la muerte de nuestra libertad, de nuestra rutina, de nuestra alegría, de nuestra seguridad… La maternidad es un acontecimiento que trae consigo muchísimas preocupaciones que generan miedos conscientes e inconscientes dentro de nosotras mismas.

Cuando una mujer primeriza se enfrenta al proceso del embarazo, se siente grande y pequeña al mismo tiempo, se siente fuerte e incapaz en dosis iguales, ¿por qué sucede?

Lo cierto es que las hormonas nos juegan una mala pasada, pero realmente el proceso del miedo es mucho más complejo de lo que podamos imaginar.  El miedo es una frecuencia energética que heredamos irremediablemente de nuestras propias dadoras de vida. Las historias que acabaron mal junto con el desconocimiento del proceso del embarazo y el parto han causado mucha mella a la memoria femenina de nuestra sociedad. Nosotras, aún sin saberlo, estamos empapadas de esa memoria que todo lo pudre y sentimos terror ante uno de los acontecimientos más hermosos de la vida: la maternidad.

Entre los miedos más comunes en la mujer primeriza encontramos los siguientes:

  • Miedo a la muerte del feto antes de nacer.
  • Miedo a que el bebé nazca con alguna enfermedad, síndrome o patología.
  • Miedo al parto, incluyendo a miedo a la muerte propia o del bebé en el momento del nacimiento.

 

Estos miedos, como os comentaba al principio, no tienen por qué desaparecer en futuros embarazos por el simple hecho de que la mujer embarazada ya no sea primeriza. Cada embarazo es un proceso distinto, y aunque sí es cierto que el miedo a lo desconocido tiende a suavizarse después del primer embarazo exitoso, el resto de miedos asociados al embarazo pueden seguir rondando nuestra cabeza.

¿Cuándo aparecen los miedos en el embarazo de una primeriza?

miedo embarazo primeriza

Como normal general, los miedos aparecen tan pronto como la mujer se entera de que está embarazada. El miedo a la pérdida es el primer miedo que no tarda en hacerse sentir, sobre todo, en aquellas mujeres que han tardado en conseguir su embarazo soñado. Del mismo modo, el miedo a tener un embarazo ectópico suele aparecer durante las primeras semanas de embarazo, y si tuviste un aborto diferido con anterioridad, es probable que los miedos iniciales se agraven.

Estos miedos suelen desaparecer después de la primera ecografía donde se confirma el latido fetal, pero muchas mujeres siguen sintiendo miedo al aborto espontáneo hasta la semana 12 de embarazo en la que los riesgos de aborto disminuyen considerablemente. A partir de las 18 semanas de gestación, coincidiendo con que probablemente el bebé empiece a sentirse en el vientre materno, muchos de los miedos se esfuman; aunque en caso de no sentir las pataditas del bebé (algo bastante frecuente) también podrían aparecer miedos inoportunos que nos hagan sentir realmente mal.

Otro de los pensamientos negativos comunes en las primeras semanas de gestación es la prueba del triple screening o cribado combinado que suele producir angustia ante la posibilidad de que el bebé nazca con alguna enfermedad cromosómica. De nuevo el miedo se aplaca cuando los resultados, en la mayoría de los casos, denotan normalidad.

Pasados estos miedos, que suelen ser bastante frecuentes en mujeres primerizas, queda el miedo a la pérdida repentina, al parto prematuro y a las dificultades o posibles problemas que puedan surgir en el momento del parto.

Además de todos estos miedos, también es común experimentar terror ante la nueva etapa que se abre camino en nuestra vida, sintiéndonos indefensas e inseguras ante un evento tan grandioso.

¿Cómo dejar de tener miedo en el embarazo?

El primer consejo que quiero darte es que no busques en internet todos y cada uno de los síntomas que sientas en tu organismo cuando estás embarazada. Muchas veces buscamos información ilusionadas y acabamos leyendo testimonios dolorosos que en nada benefician a nuestra estado actual. La mente nos juega malas pasadas y tendemos a creer que las experiencias que causan dolor están al acecho de todas nosotras.

Personalmente he sentido en mis propias carnes cómo mis miedos se acentuaban cuando todos los testimonios de embarazo que llegaban a mis oídos iban cargados de dolor y espanto. Si tienes familiares o amigas que tienden a negativizar las situaciones, pídeles sin pudor alguno que tengan consideración contigo.

Seas o no primeriza, quiero que entiendas que vivir un embarazo sintiendo miedo a lo que pueda ocurrir no es lo que tú y tu bebé os merecéis. Aunque no debas sentirte culpable por el hecho de sentir miedo durante el proceso de gestación, sí quiero que seas capaz de buscar dentro de ti qué causa ese miedo y trabajes con esfuerzo para que te permitas ser feliz.

El miedo en el embarazo no es más que una de las formas de expresión de tu terror interno, y si no logras solucionar el dolor que te ha llevado a tu estado actual, ese mismo miedo aparecerá después del parto, durante la crianza de tus hijos y una vez tus hijos estén totalmente independizados.

Es importante que te permitas vivir el presente dándole a tu mente su propio lugar. La vida entera es un regalo maravilloso que todo el mundo merece vivir sin miedo, confía en que todo saldrá bien y acepta tus miedos como parte de un proceso que te convertirá en una persona más consciente y feliz.

 

 

 

 

 

¡Compártelo y dame tu puntuación!post

Entradas relacionadas

Deja tu comentario